dichosa por Amar

Fue entonces, 

en ese instante

cuando morí 
y dejé de existir 
siendo quien no era 

ya dichosa por Amar 
y estar viva 

aún entre nieblas 
de soledad